Tratamientos

 

 

endodoncia en torremolinos

Endodoncia en Torremolinos

Es lo que conocemos vulgarmente por "matar el nervio", se realiza en dientes que presentan caries o agujeros muy grandes y están cerca o en el nervio provocando una inflamación y por consecuente dolor de dicho diente.

Este tratamiento lo realiza siempre un dentista especialista en endodoncias, ya que se necesita de una técnica muy avanzada y meticulosa para garantizar el éxito y la durabilidad de la pieza dental.

Cuando una caries profundiza a través de un diente puede llegar a entrar en contacto con el nervio. A partir de ese momento, contamos con un tiempo limitado para realizar una endodoncia y acabar con el dolor y la infección.

Uno de los grandes motivos beneficiosos de tener el hábito de ir anualmente a la consulta, es hacer al paciente una revisión integral de su boca. Para así poder recomendar o aconsejar algún tratamiento para evitar males mayores y permancer con las piezas dentales sanas y bonitas durante toda su vida.

Haz hueco a tu agenda y pide una cita con nosotros.

 

 

¿Necesita una cita?

  He leído y estoy de acuerdo con la Política de Privacidad  

¿Qué es y en qué consiste una endodoncia?

Uno de los tratamientos más demandados en su dentista de Torremolinos, es el de la endodoncia. Se trata la extirpación total de la pulpa o nervio del diente. Se trata de un procedimiento de limpieza del sistema de conductos radiculares en el que se eliminan bacterias y tejido necrótico para dejar el conducto lo más aséptico posible. Se realiza en diferentes fases:
- Diagnóstico por parte de uno de nuestros dentistas profesionales. Entre otros procedimientos se realizan radiografías para verificar el estado del diente y para ver cómo es su anatomía (longitud de las raíces, estado de las mismas…).
- Anestesia: la anestesia que se utiliza en este tipo de intervención es local, afectando solo al diente a tratar y a la zona de alrededor.
- Apertura y aislamiento de la pieza: se realiza un agujero en la corona del diente mediante el cual se accede a la pulpa para su extracción y se aísla el diente de todo el organismo.
- Conductometría e instrumentación: es el procedimiento de limpieza de los conductos para dejarlos asépticos o limpios.
- Obturación: fase de sellado del diente, a través del cual se cierran los conductos que se han limpiado, dejando la pieza plenamente insensibilizada.
- Control: una posterior radiografía y observación para verificar la efectividad de la intervención. Generalmente se realiza un seguimiento posterior.