24 septiembre, 2021
fluor

El Flúor, ¿Còmo lo utilizamos y que beneficios tiene para nuestra salud bucodental?

El flúor es un mineral natural que nos protege de las bacterias que atacan nuestra boca. Está presente en el agua, en las pastas de dientes y enjuagues bucales.

Los odontólogos  siempre lo recomiendan, sobre todo en niños, para la prevención de las caries y para fortalecer y remineralizar el esmalte dental. Pero no sólo es beneficioso para los más pequeños de la casa, sino que este mineral ayuda a combatir caries en adultos con elevado riesgo de caries como:

  • Técnica de cepillado inadecuado
  • Pacientes con ortodoncia fija
  • Maloclusiones ( cuando los dientes no están bien alineados o no encajan los dientes de la arcada superior con la inferior y el paciente tiene mayor dificultad para su higiene)

El flùor se mide en ppm ( en partes por millón ) y las cantidades recomendable según edades son las siguientes:

  • Niños de 0 a 3 años: 1000 ppm  de flùor
    Cuando salen los primeros dientes de leche con una gasa y y la cantidad de 1 grano de arroz estaría bien para mantenerlos limpios .
  • Niños de 3 a 6 años: 1000 ppm a 1450 ppm de flùor
  • A partir de los 6 años: entre 1450 a 5000 ppm ( sòlo en caso de riesgo de caries y bajo supervisiòn de su pediatra )

En todos estos casos es conveniente  que sean supervisados por un adulto y compruebe que hay una buena tècnica de cepillado.

Diferentes Técnicas de Flúor utilizadas

Barniz de Flúor: que se aplica en clínica con un pincel para proteger el esmalte o para combatir la sensibilidad
Cubeta de Flúor: en toda la boca de sabor fresa o menta entre otros , y se deja actuar varios minutos .

Por otro lado, administrar la cantidad de flúor correcta es de máxima importancia, ya que si la ingesta es mayor de la recomendada puede provocarnos fluorosis dental. La fluorosis sería especialmente perjudicial en niños de entre 6 y 8 años justo en el periodo de desarrollo y formación de los dientes, y se pueden ver afectados por las manchas típicas que vemos más blancas o también en manchas amarillentas o con tonos marrones o deformaciones del esmalte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *